CIENTÍFICOS REBELDES

Protestas en Europa por la crisis climática

La única vía para frenar a los poderosos es la resistencia civil organizada.

La crisis climática avanza y los científicos más lo saben, por eso se manifiestan.

Un grupo de científicos entró en la fábrica  Volkswagen, en Alemania, para denunciar la influencia política de los  grandes intereses económicos por sobre el cuidado del ambiente.

Según declaraciones de la organización, la comunicación científica tradicional y la defensa de las políticas ya no son suficientes ante la emergencia planetaria.

Como parte de una campaña el movimiento Rebelión Científica se manifestó  el miércoles 20/10, contra el poder de influencia de la compañía Volkswagen en materia climática. Procedentes de 12 países europeos, los miembros de este movimiento climático, hicieron “una sentada” y  pegaron artículos científicos de gran tamaño en la fachada del vestíbulo.

La finalidad principal fue denunciar la inacción de los gobiernos europeos ante la crisis climática y el retraso en la reforma del sistema de transportes hacia las energías limpias. Con la indumentaria de  batas de laboratorio, derramaron sangre falsa biodegradable en la entrada del edificio y desplegaron pancartas con la frase: «Lobbies = Corrupción = Crisis climática», “Unidos contra el fracaso climático” y “1,5ºC = Ficción política”, en referencia al fracaso ante el compromiso de mantener el calentamiento global por debajo de 1.5ºC, del Acuerdo de París en 2015.

Además, otros  14 científicos y científicas entraron en el Pabellón Porsche y se pegaron con superglue al suelo delante de los coches de lujo para exigir un límite de velocidad de 100 km/h mientras sus compañeros y compañeras empapelaban el pabellón con más artículos científicos.

Sangre ficticia para protestar

El CEO de la Autostadt ha conversado personalmente con las científicas y científicos que ya llevaban varias horas pegadas al suelo frente a los coches de lujo.

«Los representantes de los lobbies de las empresas automovilísticas tienen los números de teléfono de los políticos y, por tanto, un medio de intercambio constante. Mientras tanto, las personas más afectadas por la crisis climática, como los niños, los jóvenes y los habitantes del Sur Global, no pueden influir en absoluto en los procesos políticos en Alemania. Esta enorme injusticia debe cesar«, afirma la Dra. Nana-Maria Grüning, bióloga de la Clínica Universitaria Charité de Berlín.

“Volkswagen nos ha mentido sobre los niveles reales de emisiones de sus motores diésel y sigue mintiendo cuando afirma que serán neutros en carbono para el año 2050. VW se basa en programas de compensación de carbono cuya eficacia es muy dudosa. VW debe poner fin a sus tácticas de green washing y a sus presiones, que retrasan la acción climática urgente«, añade el Dr. Gianluca Grimalda, psicólogo social del Instituto de Kiel para la Economía Mundial de Kiel.

Estos años VW ha gastado más de 6,5 millones en grupos de presión en Berlín para oponerse a medidas de protección del clima como el límite de velocidad de 100 km/h o el billete de 9 euros para el transporte. Con ello, VW está contribuyendo al fracaso del acuerdo climático de París.

Hay que informar a la población sobre la urgencia de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que existe la posibilidad real de una catástrofe global.

Semanas anteriores, y como parte de la coalición «Unite Against Climate”, los académicos y académicas que integran parte de la coalición «Unidos contra el fracaso climático» activaron la alarma contra incendios durante la Cumbre Mundial de la Salud que se celebraba en Berlín. Aquella vez también pegaron publicaciones científicas sobre la crisis climática, acto que ya constituye un símbolo del movimiento. El lunes, protestaron junto con «Deuda por el clima» ante el Ministerio de Finanzas, pidiendo la cancelación de la deuda para el Sur Global.

El martes 19/10, junto con «Padres contra la industria fósil», protestaron frente al Ministerio de Transporte para exigir un límite de velocidad y la reintroducción del billete de 9 euros para el transporte público.

Esta es otra cara de una Europa convulsionada e insegura. La información veraz sobre la realidad aumenta la conciencia de los peligros y cómo enfrentarlos.

Los científicos lo saben.

Fuente: https://www.democracynow.org/es/2022/10/20/titulares/scientist_rebellion_climate_protesters_glue_themselves_to_volkswagen_exhibition

Compartí esta nota 

TE PUEDE INTERESAR

HOMENAJE A UN OBRERO EN MENDOZA
MILEI. NO HAY LUZ AL FINAL DEL TÚNEL
INTELIGENCIA ARTIFICIAL. TECNOLOGÍA PARA POCOS
MENDOZA. 20 años de Foro Socio Ambiental
LOS ÁRBOLES PELIGRAN EN MENDOZA
CAMBIO CLIMÁTICO. 5 PUNTOS A CONSIDERAR
DEMOCRACIA. 40 AÑOS DESPUES. MILEI Ó MASSA
MILEI. UNA PLATAFORMA ELECTORAL CON ENGAÑOS y RETROCESOS
Ajedrez dorado
Skip to content