Noticiario


9 marzo, 2020

EL SISTEMA CONTROLA A LOS CIUDADANOS DESDE TODOS LOS ÁNGULOS




           

      Por Revista La Vena



    En las empresas privadas y públicas es cada vez más común que se entreguen teléfonos celulares
    a los empleados.En teoría para poder comunicarse todo el tiempo con ellos y poder darles instrucciones, y convocarlos a tareas especiales fuera de los horarios habituales de trabajo.
    En la realidad los usan para geolocalizar a los empleados y monitorear en todo momento
    dónde están y qué hacen, con quién se comunican, qué dicen en sus redes sociales, etc…..
    En breve los documentos de identidad personal van a ser puramente digitales asociados a los
    teléfonos celulares portables.
    De este modo vamos a estar sometidos a un control estatal total de nuestra privacidad.La realidad de hoy es peor que la que se imaginó décadas atrás en las famosas distopías literarias “Un Mundo feliz”, y “1984”, por citar las más conocidas, porque vivimos en teoría en estados democráticos, pero en la práctica son cada vez más totalitarios,controladores y manipuladores del pensamiento de las personas, a través, por una parte de los medios de desinformación que deforman la realidad a conveniencia de los gobiernos de turno,los grandes grupos económicos empresariales, y por otra parte de los controles desde lo digital: teléfonos celulares, tablets, computadoras, redes sociales digitales, etc….
    La manipulación de la opinión pública a través de los medios de desinformación, que presentan noticias alteradas a conveniencia de los gobiernos, y de la propaganda pública y privada fue perfeccionada por las grandes potencias durante la segunda guerra mundial, y ha seguido desarrollándose hasta ser casi una ciencia exacta. Aplicada con eficiencia puede dar vuelta elecciones, supuestamente democráticas, o conseguir el apoyo ciudadano a causas notoriamente perjudiciales para los mismos ciudadanos comunes y que sólo favorecen a las grandes corporaciones económicas.
    En cualquier manifestación ciudadana de protesta contra los gobiernos de turno es fácil ver personas, empleados de gobierno o policía, que desde lejos se dedican a fotografiar en alta resolución a los grupos de manifestantes, además de los registros de la red de cámaras de vigilancia dispuestas en todas las ciudades. A partir de estas fotografías y videos puede identificarse a los participantes, utilizando programas de reconocimiento facial y armar bases de datos de todas las personas que participan en protestas, y eventualmente judicializar su participación en las mismas. Incluso pueden obtenerse registros de lo hablado por las personas tanto de viva voz como a través de los teléfonos celulares.
    Programas en apariencia de ciencia ficción como “El ojo de dios” que se presentó en una famosa película comercial (“Rápidos y furiosos 7”), que permite localizar a una persona en una ciudad a través del reconocimiento visual de la misma utilizando toda cámara disponible en el sistema, incluidos los teléfonos celulares personales de los ciudadanos, no son tan fantasiosos, sino que muy probablemente ya existan, o incluso versiones más perfeccionadas de los mismos.
    La “Distopía” llegó, casi sin que nos demos cuenta, y ya ha invadido plenamente nuestra privacidad. Esta invasión no es inocua, tiene un único objetivo que es mantenernos vigilados, controlados, y por hacer una analogía, colocarle esposas digitales a nuestra libertad.
    En recientes protestas antigubernamentales en Chile, Hong Kong, Francia…se han encontrado y desarrollado procedimientos artesanales para hacer frente e incluso contrarrestar a buena parte,de las metodologías tecnológicas gubernamentales de identificación, represión, y control de los manifestantes
    Estos hechos nos demuestran, que,la creatividad de la gente no ha podido,todavía,ser encadenada,
    JORGE LUIS URIJENNY
    Correo:urijenny@gmail.com

    Comentarios



Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de La Revista La Vena , siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales y se reconozca la autoría. Agradeceremos se indique como fuente https://www.lavena.com.ar . Las opiniones vertidas por visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar las ideas de los miembros de Lavena.com.ar.

Relacionadas