Noticiario


3 febrero, 2020

FRACKING. LA MALA PALABRA




           

      Por Ruben Esper Ader



    Por estos días, en Mendoza, en toda la Cordillera de Los Andes, y otros lugares del país, un fantasma sobrevuela: el Fracking. Hay como mínimo 2 posiciones opuestas, claro: por un lado, los gobiernos sostienen, que ésta es la matriz energética necesaria y por tanto una solución económica y social, por otro las poblaciones informadas, sostienen que es un modelo inviable, insustentable, consume mucha agua, contamina y mata la vida. ¿Quién tiene razón?

    También se pone en discusión, la democracia simbólica y representativa que tenemos. ¿Es legítimo que gobernadores y presidentes, tomen decisiones que ponen en riesgo,la naturaleza, las poblaciones y a las generaciones futuras? O habrá que repensar esta democracia, profundizándola, que nos permita tomar decisiones colectivas a través de consultas, plebiscitos u otros métodos de democracia directa. El debate nos lleva también, nos lleva a la discusión de en qué sentido tiene el término, soberanía nacional. El derecho a decidir,autónomamente,en libertad y con la información necesaria para decidir sobre nuestro futuro.

    Retomando el concepto sobre el fracking. Así se denomina a la  extracción de los hidrocarburos no convencionales (gas y petróleo), con la metodología de la fracturación hidráulica o fracking. Esta técnica comienza con una perforación vertical, hasta llegar a la formación que contiene el petróleo o gas.

     

    La pregunta es entonces, cómo se extrae ese recurso, y porqué provoca daños irreparables a las poblaciones y a la naturaleza.

    La técnica del fracking, logra extraer el gas o el crudo concentrado en las rocas desde hace millones de años. Se utiliza la inyección a altas presiones de agua, arena y productos químicos a las formaciones rocosas ricas en hidrocarburos, a fin de incrementar su permeabilidad (abrir vías de comunicación) y, con ello, mejorar la extracción de los mismos.

    La implementación de este método extractivo comenzó en los EEUU. Sin, embargo,en el país del norte, en más de 400 ciudades, pueblos y en veinte Estados diferentes han establecido prohibiciones o moratorias al empleo al empleo del fracking, incluidos Nueva York y Maryland. Las moratorias, son plazos e información veraz que solicitan las poblaciones para comprender cabalmente los posibles daños que ocasiona el fracking. Pero nos interesa enfocarnos en nuestro país.

    FRACKING EN ARGENTINA

    El fracking, se puede dar en varias regiones, pero nos vamos a centrar en la formación llamada Vaca Muerta, que comprende las provincias de Neuquén, La Pampa, Río Negro  y Mendoza. De los yacimientos, tal vez el más complejo son los denominados shale. “El shale es una roca llamada madre o generadora, en donde los hidrocarburos se formaron hace millones de años. Estos reservorios tienen rocas con poros extremadamente pequeños, en donde los hidrocarburos se encuentran alojados. A su vez, estas rocas, prácticamente no tienen permeabilidad, esto significa que no hay vías de comunicación entre los poros. Esta condición geofísica hace que la única posibilidad de extraerlos sea provocando artificialmente un “canal de comunicación”, a fin de poder extraer los hidrocarburos allí alojados. Este canal artificial se provoca con la fractura hidráulica o fracking, y permite que los hidrocarburos se desplacen hacia el interior del pozo y puedan ser extraídos a la superficie. Es importante aclarar que el término inglés shale no tiene una traducción exacta al español, aunque a veces se usan como sinónimos, esquistos, lutitas, pizarras, o pelitas”.

    El primer anuncio sobre el potencial argentino en hidrocarburos de yacimientos no convencionales, lo hace YPF, en diciembre de 2010. YPF informó el descubrimiento de 4,5 MMm3 de gas de esquistos (shale) en la formación Vaca Muerta, en la Cuenca Neuquina. Desde allí comienzan a hablar con mayor visibilidad, sobre el fracking, los medios masivos, los políticos,científicos,economistas, organizaciones sociales y más.

    A través de los Decretos 927 y 929 de 2013 y el marco regulatorio que hubo, en Neuquén emergió del acuerdo entre la provincia e YPF, para posibilitar la explotación conjunta de Loma Campana entre la empresa nacional y la estadounidense, Chevron (Decreto 1208/13), las “riquezas de Vaca Muerta”, firmándose en 2013 un convenio entre Chevron e YPF para la exploración y explotación. Este “proyecto piloto”, financiado por Chevrón, implicó una inversión de 1.240 millones de dólares y la perforación de 161 pozos. Unos meses después se firmó un convenio que dispuso la perforación de 170 pozos más y una inversión conjunta de más de 1.600 millones de dólares. Actualmente, se encuentran trabajando las siguientes petroleras: la francesa Total,  la estadounidense Exxon Mobil, la holandesa Shell y las canadienses Americas Petrogas y Madalena Energy. Se sumaron, petroleras de capitales nacionales comoPan America Energy (PAE),Pluspetrol yTecpetrol (propiedad deTechint).

    Mendoza

    La Cuenca Cuyana, contempla las formaciones Cacheuta (shale oil) y Potrerillos (tight oil), básicamente en Mendoza.

    El diputado Gustavo Majstruk,P.J,el 10/08/17; presenta el proyecto de no al fracking. Entre sus considerandos expone el documento elaborado por la prestigiosa Sociedad Médica de Massachusetts quien emitió una resolución en torno al “fracking” donde asegura que los productos químicos que se utilizan, ocasiona gravísimos daños a la salud pública.

    En diciembre de 2017, el Gobierno, llamo a audiencia pública para posibilitar el fracking. La críticas principales ambientalistas son, que fue muy de apuro, con restricciones a la participación de expertos que se oponían al fracking, garantizándose a funcionarios y público adictos, sin un análisis serio y científico sobre el tema. .

    A través del decreto 248/18, el Gobernador Alfredo Cornejo habilitó la explotación de hidrocarburos no convencionales mediante la técnica del fracking en Puesto Rojas, Malargüe. La norma no respeta la  ley ambiental 5.961.

    • El 15/06/18, el Departamento General de Irrigación, saca la norma 249/18.Este, es un organismo público descentralizado que administra el recurso hídrico en la provincia de Mendoza, reglamentando y fiscalizando su uso. Tiene autarquía institucional, presupuestaria y jerarquía constitucional. Entre las principales objeciones que se le hacen, es que el decreto 248/18, estaría “garantizando”, a las empresas, la provisión de agua, para el emprendimiento a través de un organismo estatal, que debiera cuidar el agua y no malgastarla o mal distribuirla.
    • El 28/01/20, se entregó un documento en la Legislatura Provincial, firmado por las Asambleas Mendocinas por el Agua Pura y Coordinadora por el Agua y los Bienes Comunes. Se solicita que se trate y sancione el proyecto de ley presentado, según expediente N° 74.339, por el diputado Gustavo Majstruk; para declarar a Mendoza Libre de Fracking, y que fue apoyado por más de 100.000 firmas.
    • Se desarrollan en todo el territorio, decenas de acciones para prohibir el fracking en la provincia.

    Arbitrariedades, contaminación y muerte

    La llegada del fracking a la Argentina se llevó a cabo sin un llamado  legítimo e informado a audiencia pública y sin que el acuerdo pasara por la Comisión de Medio Ambiente, pese a los pedidos y presentaciones judiciales impulsadas por algunos diputados de la oposición. Tampoco hubo consulta a las comunidades mapuches, que invocaban el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas de la ONU, que exige el consentimiento libre, previo e informado de las comunidades indígenas. Una de las tantas arbitrariedades, se produjo en el área Loma Campana, allí se le incorporó una fracción de Loma la Lata-Sierra Barro- para la explotación de no convencionales (enmarcada en el Decreto 929/13, del Gobierno Nacional). En esa área, que coincide con el territorio de la comunidad mapuche Campo Maripe, se materializó el acuerdo entre YPF y Chevron para realizar los pozos de shale oil. La comunidad no fue consultada, en lo más mínimo. Hubo represión a las manifestaciones.

    Según,  el periodista Matías del Pozzi del diario Río Negro se producen más de dos derrames por día en la cuenca neuquina, lo que en estos años asciende a un total de 3368 derrames. La Secretaría de Ambiente de Neuquén por su parte ha contabilizado un total de 934 hechos de contaminación en los primeros 10 meses de 2018, 703 en 2017, 868 en 2016 y 863 en 2015. En octubre de 2018 se produjo uno de los mayores derrames de petróleo en Vaca Muerta en un área de entre 40 y 80 hectáreas cerca de Añelo, en un pozo propiedad de YPF y Schlumberger.

    Entre 2018 y 2019 se produjo la muerte de 8 obreros en el yacimiento de Vaca Muerta.​ Estas muertes se debieron a accidentes laborales que incluyeron explosiones, ahogamientos y aplastamientos. La práctica del fracking no tiene en cuenta los costos sociales conexos, como la contaminación ambiental que produce, la  atención médica de los habitan las regiones de la zona, muertes y daños al hábitat.

    Hay casos muy contundentes en EEUU y Cánada, donde los sismos y la floja estabilidad de los cientos de pozos que se explotan, generan peligrosos derrames y filtraciones que van a parar los acuíferos, contaminando las aguas.

    Este modelo capitalista-extractivista, que impone el fracking, no es sustentable, ni económicamente viable. En la práctica “produce”, dependencia, atropellos y contaminación en las provincias y países que actúa;invade las propiedades comunitarias de campesinos y originarios como el caso de Neuquén y Mendoza; ya que incumple las leyes en el sentido de la Consulta previa, libre e informada, con el consentimiento o no de esas comunidades. Y finalmente deja un producto residual contaminante, de características irreversibles para el planeta.

    Frente a este planteo extractivista, saqueador de la vida, por fortuna se presentan otros modelos civilizatorios.Por citar una propuesta reciente; que alumbro en Catriel, Río Negro, en enero pasado. El llamado “Compromiso Catriel http://lavena.com.ar/compromiso-catriel-documento-final/, podría sintetizarse en la frase:”…Promoviendo modelos de vida productiva tanto sustentable como ancestral, como parte de la naturaleza que somos…es decir desde la sabiduría necesaria para el Kume Felen o el Buen Vivir”.

    Tenemos la ineludible tarea de repensar la sociedad en que vivimos. Más solidaria, más igualitaria, más tolerante y respetuosa entre las personas y con la naturaleza. Tarea mayor aún que la que gritamos por estas horas: no al fracking!.

    Fuente de consulta:

    “20 mitos y realidades del fracking”. 

    Comentarios



Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de La Revista La Vena , siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales y se reconozca la autoría. Agradeceremos se indique como fuente https://www.lavena.com.ar . Las opiniones vertidas por visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar las ideas de los miembros de Lavena.com.ar.

Relacionadas