Noticiario


25 octubre, 2019

LA “BASURA” QUE PRODUCIMOS




           

      Por Revista La Vena



    Los residuos que producimos le decimos basura.

    Esos residuos, tardan muchos años en disolverse. A continuación la información, sobre el tiempo de descomposición.

    Somos 7.500 millones de habitantes sobre la Tierra, y el número sigue creciendo, se espera que la cifra aumentará en 2000 millones de personas para 2050. La producción de residuos está directamente relacionada con nuestro consumo.

    En los países desarrollados una persona produce en promedio 1 kilogramo de basura por día mientras que en los países en vías de desarrollo se produce entre 400 y 700 gramos. Esto hace que estemos cerca de la producción de 7.000 millones de toneladas de residuos en tan sólo un día.

    De estas cifras la mayoría de los residuos no son biodegradables y el tiempo que transcurre para que se de cierta descomposición, al menos parcial, puede ser de muchos años, además, algunos de esos residuos son altamente contaminantes.

    Tiempo de descomposición de algunos desechos

    CHICLES: 5 años. 

    Un trozo de chicle masticado se convierte en ese tiempo, por acción del oxígeno, en un material duro que luego empieza a resquebrajarse hasta desaparecer. El chicle es una mezcla de gomas de resinas naturales, sintéticas, azúcar, aromatizantes y colorantes. Degradado, casi no deja rastro, de todas maneras, 5 años, es mucho.

    LATA DE GASEOSA: 10 años

    Ese es el tiempo que tarda la naturaleza en transformar una lata de refresco o de cerveza al estado de óxido de hierro. Por lo general, las latas tienen 210 micrones (micrón, medida de longitud que equivale a la millonésima (10-6) parte del metro) de espesor de acero recubierto de barniz y de estaño. A la intemperie, hacen falta mucha lluvia y humedad para que el óxido la cubra totalmente.

    VASOS DESCARTABLES: 1.000 años 

    Los vasos descartables de polipropileno contaminan menos que los de poliestireno – material de las cajitas de huevos-. Pero también tardan en transformarse. El plástico queda reducido a moléculas sintéticas; invisibles pero siempre presentes.

    COLILLAS: 1 a 2 años 

    Bajo los rayos del sol, una colilla con filtro puede demorar hasta dos años en desaparecer. El filtro es de acetato de celulosa y las bacterias del suelo, acostumbradas a combatir materia orgánica, no pueden atacarla de entrada. Si cae en el agua, la desintegración es más rápida, pero más contaminante.

    BOTELLAS DE PLASTICO: 100 a 1.000 años 

    Las botellas de plástico son las más resistentes a la hora de transformarse. Al aire libre pierden su tonicidad, se fragmentan y se dispersan. Enterradas, duran más. La mayoría está hecha de PET o PVC, materiales duros de roer: los microorganismos no tienen mecanismos para atacarlos.

    BOTELLAS DE VIDRIO 4.000 años 

    La botella de vidrio, en cualquiera de sus formatos, es un objeto muy resistente. Aunque es frágil porque con una simple caída puede quebrarse, para los componentes naturales del suelo es una tarea titánica transformarla. Pero la ventaja es que es reciclable en un 100% porque está formada por arena y carbonatos de sodio y de calcio.

    TETRA-BRIK: 30 años 

    Los envases tetra-brik no son tan tóxicos como uno imagina. En realidad, el 75 % de su estructura es de celulosa, el 20% de polietileno puro de baja densidad y el 5% ciento de aluminio. Lo que tarda más en degradarse es el aluminio. La celulosa, si está al aire libre, desaparece en poco más de 1 año.

    CORCHOS DE PLASTICO: Más de 100 años 

    Los corchos de plástico están hechos de polipropileno, el mismo material de las pajitas y envases de yogur. Se puede reciclar más fácil que las botellas de agua mineral (que son de PVC, cloruro de polivinilo) y las que son de PET (tereftalato de polietileno).

    BOLSAS: 150 años 

    Las bolsas de plástico, por causa de su mínimo espesor, pueden transformarse más rápido que una botella de ese material. Las bolsitas, en realidad, están hechas de polietileno de baja densidad. La naturaleza suele entablar una “batalla” dura contra ese elemento. Y por lo general, pierde.

    Fuente: Ecoportal.net

     

    Comentarios



Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de La Revista La Vena , siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales y se reconozca la autoría. Agradeceremos se indique como fuente https://www.lavena.com.ar . Las opiniones vertidas por visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar las ideas de los miembros de Lavena.com.ar.

Relacionadas