Noticiario


29 mayo, 2019

EDUCACIÓN ARGENTINA: ¿GASTO O INVERSIÓN?




           

      Por Luciano Elst



    La educación en Argentina: ¿Gasto o Inversión?

    La educación pública siempre ha sido tema de debate en Argentina. Las preguntas giran en torno a varias aristas; como el presupuesto destinado a ésta, la infraestructura en las escuelas, los salarios de los y las docentes y de quienes integran el sistema educativo, entre otros.

    Hace días, fueron noticia nacional dos hechos graves. El primero sucedió en la localidad de Moreno, Provincia de Buenos Aires. En la escuela N° 27, del B° La Esperanza, explotó un calefactor nuevo. Como consecuencia, hubo estudiantes mareados por el olor a gas que debieron ser observados por médicos de la zona. El segundo caso sucedió en la Ciudad de Buenos Aires: se cayó el techo de la Escuela N°4 de Villa Ortúzar. En el aula se encontraban los estudiantes y la maestra resultó herida, según describe laizquierdadiario.com (ver nota en: https://www.laizquierdadiario.com/El-recorte-del-FMI-en-educacion-otra-explosion-en-una-escuela-otro-techo-que-se-derrumba).

    Dos hechos que se suman a varios casos anteriores en donde docentes y estudiantes han sido rehenes de fallas en el sistema educativo. Además, con estas situaciones se pone en riesgo la vida de los trabajadores, las trabajadoras y estudiantes de la educación pública.

    La situación se agrava cuando, mediante una investigación, confirmamos que la caída del gasto en educación es del 56,6%. Este porcentaje incluye infraestructura, construcción de nuevos establecimientos y mantenimiento. Todo se da en el contexto del pedido del Fondo Monetario Internacional al Gobierno Nacional: déficit cero.

    Cabe destacar que Argentina pagará entre 2020 y 2023, al FMI, la suma de 40 mil millones de dólares anuales de  deuda que equivalen a 150 mil millones de pesos mensuales. Con esta suma, podrían construirse 1500 escuelas o armar un plan de infraestructura educativa nacional. Además, se podrían mejorar los sueldos docentes y la calidad educativa que reciben los alumnos.

    Un informe sobre la caída del presupuesto destinado a educación entre 2016 y 2019, elaborado por equipos de investigadores de cinco universidades nacionales (Universidad Pedagógica Nacional, Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, Universidad Nacional de Avellaneda, Universidad Nacional de Quilmes y la Universidad Nacional de Gral. Sarmiento) en el último trimestre del 2018, indica que la educación pública en ese periodo se desfinanció en un 20%. Además, describe algunos puntos para comprender esta baja del presupuesto:

    1- Educación en el presupuesto: educación pierde participación en el presupuesto nacional. Pasa de ,1% en 2018 a 5,5% en 2019.  En números, en el 2016 se destinaba 122 mil millones, mientras que en el 2019 se destinó solo 101 mil millones en el presupuesto a educación.

    2– Infraestructura y equipamiento: en 2018 se destinaba 9.200 millones, mientras que en 2019 sólo se destinaron 2.600 millones a infraestructura y equipamiento. Con el gravante de que en 2018 sólo se ejecutó el 27% de esos fondos.

    3- Educación técnica: recorte de 1.500 millones de pesos.

    El presupuesto para el Instituto Nacional de Educación Técnica bajó de 4.900 millones a 3.400 millones. Sin embargo, se agrava la situación porque: el Estado incumplió la Ley de Educación Técnico Profesional que dice que el fondo para los Institutos Nacionales de Educación Técnica no puede ser menor al 0,2% de los ingresos corrientes previstos en el presupuesto anual consolidado para el sector público nacional. En el presupuesto 2019 se le destinó sólo el 0,1%, es decir, la mitad de lo requerido.

    4- Programas socioeducativos: recortes en los fondos destinados a cumplir la jornada escolar, de 307 millones a 34 millones en 2019. Por Ley de Educación Nacional (26.206) se fijó la jornada extendida o completa. En 2017, sólo el 22.3% de las escuelas cumplían con esta condición.

    5- Universidades: caída real del 10% del presupuesto universitario. Además, entre 2016 y 2019 hubo un estancamiento del presupuesto universitario, mientras que la matrícula de estudiantes crece y se amplían los requerimientos de inversión por la expansión territorial y social en el nivel universitario.

    6- Becas: congelamiento de la partida destinada a becas. Se destinó el mismo monto que en el 2018, donde se redujo un 25%. Además, se agravó el contexto socioeconómico en el país: mayor desempleo y mayor porcentaje de pobreza.

    Informe: http://iice.institutos.filo.uba.ar/webfm_send/104

    Considero que la educación genera grandes beneficios en la sociedad. Crea oportunidades y ayuda al desarrollo pleno de los habitantes de una nación. Entonces, ¿la educación es un gasto o una inversión para el Estado?

    Como decía Nelson Mandela: “la educación es el arma más poderosa que debes usar para cambiar el mundo”.

    Comentarios



Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de La Revista La Vena , siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales y se reconozca la autoría. Agradeceremos se indique como fuente https://www.lavena.com.ar . Las opiniones vertidas por visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar las ideas de los miembros de Lavena.com.ar.

Relacionadas