MUJER y CIENTÍFICA. EL PLANETA ESTÁ VIVO Y ES CAPAZ DE AUTORREGULARSE

Esta frase impactante sostenía Lynn Margulis (1938-2011) que siguió los pasos de James Lovelock, en lo que este llamó, la “hipótesis Gaia”.

Durante su vida como bióloga, Lynn Margulis, denunció la situación desconsiderada de la mujer en la ciencia, se enfrentó a las teorías darwinianas y propulsó junto James, una teoría, que es inspiración de muchos ambientalistas: el 1planeta está vivo y es capaz de autorregularse.

Lynn Margulis, sostiene que la vida se reinició sobre el planeta hace 2.500 millones de años.

Las condiciones cambiaron en un abrir y cerrar de ojos, una especie de “situación repentina”. Y los diminutos seres que habitaban la Tierra tuvieron que formar extrañas alianzas para sobrevivir. Los pactos que se forjaron entonces marcaron el destino de nuestro planeta para siempre y de todos los que sucedieron a aquellos organismos pioneros. Pero, también marcaron la vida de una bióloga que nos ha ayudado a entender la compleja relación entre esta roca espacial (Jallpa mama) y todos sus habitantes.

Cómo desafío a las ideas de Darwin

El oxígeno es un elemento rebelde. Todo lo que quiere hacer es reaccionar con los demás, por lo que es difícil encontrarlo como una molécula solitaria formada por dos átomos idénticos.

¿Cómo es entonces que un 21 % de la atmósfera de la Tierra está formado por oxígeno puro? La respuesta se fraguó hace 2.500 millones de años. Durante un periodo conocido como la Gran Oxidación, los primeros seres capaces de hacer la fotosíntesis (un tipo de organismo unicelular llamado cianobacteria) tomaron el mando. Y empezaron a fabricar oxígeno.

El oxígeno dejó de ser tangencial en el planeta

Todo cambió en los siguientes cientos de millones de años. El oxígeno dejó de ser testimonial en el planeta para convertirse en un gas abundante al que la vida aprendió a sacarle partido. En aquel entorno, surgieron células procariotas (sin núcleo) capaces de obtener energía de los nutrientes orgánicos usando oxígeno.

Estas fábricas microscópicas de energía eran tan eficientes que acabaron llamando la atención de los demás seres vivos. Y un buen día de hace unos 2.300 millones de años, otras células primitivas ‘se comieron’ a algunas de estas minicentrales, pasando a ser para siempre parte de una nueva maquinaria celular.

Esta simbiosis entre la procariota fagocitada (que proporcionaba energía y a partir de ahora llamaremos mitocondria) y la célula hospedadora (que ofrecía un medio estable y rico en nutrientes) ya nunca se rompería. Miles de millones de años después, caminarían sobre la tierra los primeros humanos, formados por 37 billones de células eucariotas, en cuyo interior nadan todavía hoy unas 2.000 mitocondrias generando energía sin parar con el mismo proceso desarrollado en los albores de la vida terrestre.

Disputó las bases de la teoría de la evolución de Darwin

Claramente desafió la teoría de la evolución de Darwin, la que partió de la simbiosis de la mitocondria para desarrollar la teoría endosimbiótica. Con su trabajo desarrollado hace 50 años, Lynn Margulis abrió una nueva ventana para observar la vida, una que hoy es muy aceptada: las células eucariotas y todos sus orgánulos surgieron como consecuencia de procesos de combinación entre diferentes organismos.

Es decir, la evolución surge de la interacción y la colaboración y no tanto de mutaciones al azar en los genes de los organismos, seleccionadas de forma natural por la competencia entre las especies. Su teoría choca frontalmente con los pilares del neodarwinismo (una teoría ampliada que parte de la evolución de Darwin).

Denunció por todos los medios posibles la situación de la mujer en la ciencia (cuyas ideas eran a menudo descartadas por el simple hecho de ser mujer) y las dificultades de conciliar con los hombres.

Luego de su segundo divorcio (en la primera, estuvo casada con el cosmólogo y divulgador científico Carl Sagan) llegó a decir: “no es humanamente posible ser una buena esposa, una buena madre y una científica de primera”.

Una Bióloga de primera categoría

En los años setenta del siglo pasado, Margulis tenía una duda que le corroía. Sí sabíamos que el oxígeno lo generan los seres vivos y que estos habían sido capaces de alterar la composición de la atmósfera terrestre, ¿por qué suponíamos que la vida no tenía nada que ver con los ciclos de otros elementos como el nitrógeno o el gas metano? Tras un intenso intercambio de ideas alrededor de esta pregunta, Margulis y Lovelock publicaron su primer artículo juntos en 1974.

En él sostenían las bases de la hipótesis de Gaia, que defiende que el planeta es capaz de autorregularse como un ser vivo y que, para ello, las relaciones entre los elementos químicos y la propia vida son esenciales.

Interacciones con la corteza terrestre, los océanos y la atmósfera

La idea de Gaia propone que la vida, a través de sus interacciones con la corteza terrestre, los océanos y la atmósfera, produce un efecto estabilizador en las condiciones del planeta y, sobre todo, en la atmósfera y el clima.

Solo así se explica que la vida haya logrado sobrevivir con éxito a cambios externos de gran impacto (como las alteraciones en la radiación solar que recibe el planeta o la llegada de un gran meteorito).

La hipótesis de Gaia ha ido suavizándose con el tiempo, asumiendo que la vida en la Tierra también ha tenido una dosis de suerte importante y que hay otros procesos en marcha que regulan el clima o los gases de la atmósfera. Pero ha impregnado por completo las ideas de la biología y la ecología modernas.

La vida siempre altera las condiciones ambientales a su alrededor

Una de las últimas revisiones de Gaia argumenta que la vida siempre altera las condiciones ambientales a su alrededor. Pero esto puede dar lugar a un estado estable, como el que se creó después de la Gran Oxidación provocando una nueva forma de entender la vida con oxígeno, o a estados desestabilizadores, como los que se produjeron durante las extinciones masivas del pasado.

La vida tiende a regular las condiciones del planeta para hacerlas idóneas para sí misma, pero si se ejerce demasiada presión sobre los límites del sistema, se alcanza un punto de inflexión tras el cual el sistema colapsa y se reorganiza de forma muy diferente.

Hoy, la visión de Margulis está más vigente de lo que parece.

Hagamos lo que hagamos los seres humanos, aun si decidimos seguir llenando la atmósfera de gases de efecto invernadero (GEI) y descomponiendo los ciclos del agua o de los nutrientes sin control, Gaia sobrevivirá.

Los organismos que aguanten la presión serán, probablemente, capaces de reorganizarlo todo para volver a repoblar la Tierra.

1planeta. Jallpa mama (planeta tierra), mejor expresado en idioma runa simi, ya que la tierra no es un plano precisamente.

Compartí esta nota 

TE PUEDE INTERESAR

QUIEN ES EL BÁRBARO
MÉXICO CONTROLA DAÑOS AL AMBIENTE
EMPRESA EL AZUFRE. MÁS CRÍTICAS
MENDOZA. FUERTE RECHAZO AL AZUFRE
24 DE MARZO. CAPÍTULO MENDOCINO
DÍA MUNDIAL DEL AGUA. Iniciativa popular
¡OJO!SCIOLI ABRIÓ EL CAMINO A LA CONCESIÓN DE AGUA PURA EN BS. AS
10 AÑOS DE LA PARTIDA DE HUGO CHAVEZ
LOS AGROTÓXICOS GENERAN ENFERMEDAD Y MUERTE