Noticiario


4 febrero, 2019

Necesitamos gas y cloacas




           

      Por Nazareno Farina



    Estuvimos recorriendo un vasto sector de Rodeo de la Cruz, en Guaymallén, lindando
    con el acceso este. Entrevistamos a los vecinos
    nucleados en la Unión Vecinal “Miguel
    Lauriente”. Reclaman agua, cloacas, la falta
    de limpieza de cañaverales y pajonales desde
    hace años.
    Recorrimos estos barrios
    de Rodeo de la Cruz.
    Periodísticamente debo confesar, que pocas veces
    me tocó observar tal estado de falta de limpieza, altos
    pajonales, (casi 300 metros que van bordeando la orilla
    del acceso este hasta la calle Bonfanti y Elpidio González).
    Pudimos comprobar la situación de abandono
    generalizado y desperdicios por todos lados. Parece
    una postal de los años 90 cuando se proclamaba con
    fuerza la figura del “Estado ausente”.
    José Ortega, secretario, nos relata que aspiran a
    que se hagan cargo del planeamiento de la obra de
    cloacas, que los contacten con alguna empresa y los
    vecinos pagarían. Que quieren pagar de sus bolsillos,
    pero necesitan apoyo para lograr una mejora
    en el barrio. Hay un colector en la calle Bonfanti y
    Elpidio González, con el que se pueden empalmar.
    Otro vecino, el señor Espinoza, asevera el pedido
    y sostiene: “ Todos sabemos que el agua es
    un elemento vital para la subsistencia. También
    hay muchos escombros y cañaverales que no se
    limpian. Creo que el barrio está unido para reclamar.
    Al no haber desagües todo lo que descargamos
    de lavarropas, cocinas y demás, va a
    los desagües y es malo para la salud de los niños
    y contamina el ambiente”, acaba diciendo el
    habitante.

    Necesitamos agua y cloacas, dice casi con
    desesperación, el Presidente, Eulalio González.
    “Desde el 10 de abril del 2008, Raúl
    Funes, Director de Obras Públicas, se comprometió
    personalmente a encontrar una solución.
    Les llevamos notas, me cansé personalmente
    de realizar reclamos y pedir ayuda, pero
    no fuimos considerados. Los pozos sépticos se
    están agotando, rebalsan y nos ocasionan terribles
    consecuencias para la salud. Los cañaverales
    permiten que los malvivientes puedan esconderse,
    observar los movimientos de los vecinos y
    ocasionar daños.

    Otro problema son los predios abandonados
    que son utilizados para que distintos
    grupos se droguen y sean también un problema
    para la sociedad. Debería obligarse a
    los dueños a cerrar estos terrenos baldíos o
    tenerlos en mejores condiciones. El señor Funes
    visitó en varias ocasiones el lugar, pero no
    nos dio soluciones”, concluyó.

    Nazareno Farina
    farinanazareno@yahoo.com.ar- Publicada en Abril 2011

    Comentarios



Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de La Revista La Vena , siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales y se reconozca la autoría. Agradeceremos se indique como fuente https://www.lavena.com.ar . Las opiniones vertidas por visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar las ideas de los miembros de Lavena.com.ar.

Relacionadas